Cada época tiene su estilo, y sobre ese estilo discurren las modas. Esta bici es exactamente el estilo de nuestra época.

Es una típica bicicleta de pista, arrancan despacio y a base de la fuerza del ciclista, pero la falta de cambios de marchas mejora sus prestaciones (aerodinámica, resistencia mecánica y peso). El acabado negro mate reivindica el material casi mejor que dejándolo brillante al aire: el titanio. Y los colores contrastantes (un blanco crema indefinible neutro, un negro brillante para situar la marca, y tres bandas de colores) muy arriesgados y muy acertados.

Los tubos son cilíndricos, y además de las formas acostumbradas para todas las partes técnicas, resaltan las superficies curvas con aristas poco marcadas del manillar. Tras años persiguiendo inútilmente un aspecto aerodinámico más estético que eficaz, permanecen ideas como las llantas anchas y los radios escasos.

Baum Corretto Pista

Baum Corretto Pista

Baum Corretto Pista

Baum Corretto Pista

Acabo con una reflexión.

Es difícil salirse de la visión actual así que, queramos o no, creamos dentro de un estilo, con una serie de opciones aparentemente amplias pero mucho más restringidas. Nuestras decisiones de diseño tienden hacia la visión hegemónica, normalmente por rechazo de opciones que no aparentan ser correctas si las medimos por lo actual. De qué modos nos salimos de la corriente para crear, y dar con una forma útil, válida y que no esté simplemente gastada. Unos cuantos buenos hábitos:

—Tratar de conocer nuestros prejuicios, y cambiar de punto de vista por sistema.

Ser sistemáticos, revisar todas las ideas aunque a priori.

—Conocer la historia de las formas. Situarnos fuera de nuestra época para entenderla. Estudiar la dirección de arte en cine es un buen método, tratar de ver qué era lo normal entonces, y por qué no lo es ahora. Los museos antropológicos, las colecciones de objetos cotidianos, el Rastro.

Conocer la técnica, estar más que a la última. Las revistas de diseño te cuentan lo que pasa y lo que se piensa, las revistas técnicas o científicas ya están situadas en lo que va a pasar.

—Mirar en wikipedia, por ejemplo, qué es lo normal. Si buscáis en google por ejemplo “bicicleta”, o “partes  de la bicicleta” -búsquedas genéricas- veréis que la bici normal -el arquetipo- es la de montaña: ruedas gruesas, barras  robustas, sin guardabarros… ¿Por qué un modelo tan especializado se ha convertido en la bici normal? ¿Qué pasó con las de paseo o carretera?

—Amar lo viejo, pesado, sólido, duradero, enriquecido por el tiempo, envejecido, con esa pátina que da el uso a los objetos de materiales nobles. Amar lo ligero, lo efímero, lo que apenas nace está caduco, lo que está caduco antes de nacer, carne de papelera, el hilillo de plástico sobrante del abrefácil del paquete desechable.

—No copiar nunca el estilo Apple.

Y luego hay trucos personales, como la historia de lo feo, las viejas pesadas y grandes maquinotas, las tecnologías despreciadas como los zepelines, los animales que nadie protege (las gambas microscópicas o las mandíbulas de los ácaros), el diseño vernáculo y popular. Ya pondré algo sobre los precarios diseños de la autarquía -miseria- española.

Visto en el blog cyclingtips.com     La bicis Baum hechas a mano, aquí.

Iggy.

Anuncios