Se puede decir que Philippe Stark es ahora la norma, el standard a partir del cual medir el diseño, tras haber superado su etapa de “chico de moda” y haber hecho realmente de todo lo que se puede hacer en este mundo.

Starck

Philippe Starck con una bella dona

A pesar de ser más conocido por su pieza más extraña –y menos funcional- es realmente un diseñador capaz de hacer eso que a todos nos gustaría, fundir la utilidad con el sentido lúdico, y una reflexión profunda sobre el objeto en su contexto, en la sociedad y en el ecosistema.

Junto a lo que considero obras efímeras, sobrevaloradas en su momento pero que vistas en el conjunto de su obra se revelan como simples envoltorios desechables, en particular su decoración para el Teatriz de Madrid, otras me parecen más perdurables, como sus proyectos de automóviles, hipercríticos a través del humor y la ironía, y que además no dejan de aportar soluciones que seguro que no habrán agradado en más de un Consejo de Administración.

Aquí un proyecto reciente, el O-ring para Fossil, un reloj. Como siempre Starck logra algo realmente nuevo en un campo en el que creíamos haber visto todo.

Os dejo dos entrevistas en español, una para El país Semanal y otra para elcorreo.com.

Mucho más interesante la conferencia que dio en TED conferences en marzo de 2007. Como veis muy majete, y muy listo.


Saludos, Iggy.

 

http://www.starck.com/

Anuncios