Porque es la forma de empresa en la que creo, y creo que es la mejor forma de organizar un despacho profesional evitando personalismos y aprovechando todo lo bueno de cada uno; incluso mejor, potenciando las personalidades para fortalecer el grupo. Se puede formar una cooperativa a partir de tres socios, aunque creo que es mejor empezar con cinco, y es mejor ser muchos.

Para una cooperativa lo ideal es crecer constantemente, diversificarse y enseguida ir constituyendo un grupo, segregando cooperativas que cooperen entre sí. Ese es el modelo del grupo Mondragón, que es el mayor grupo cooperativo del mundo, y que al margen de sus defectos es un modelo a tener en cuenta.

Constituirse en cooperativa además nos permitiría configurar nuestro puesto de trabajo a la medida de nuestras necesidades, siempre de acuerdo con las posibilidades.

Además yo creo que trabajar en cooperativa es una forma de actuación política positiva que permite practicar valores democráticos como libertad e igualdad, ya no digamos fraternidad, y nos salva de todo lo que implica el trabajo asalariado, incluyendo la precariedad, el obedecer a más de un listo por miedo real al paro y el saber que el producto de tu trabajo no es tuyo.

Anuncios